17 dic. 2012

GR05

Todxs estamos expuestos al porno de algún tipo. Desnudos que inundan nuestras pantallas, sin querer y queriendo, coitos fingidos y teatralizados, orgasmos exagerados, roles imposibles. El sexo no tiene por qué ser un signo de decadencia, pero su diseminación visual, su espectacular banalización es, indudablemente, un signo de nuestra época. Que no es de decadencia moral, como dirán los cristianos ortodoxos (u otros tantos heterodoxos), pero sí de cuestionamientos profundos que van justamente a la raíz de todo. La incertidumbre imperante se ha comido las bases de los grandes relatos, se han perdidos los referentes sagrados, las instituciones tradicionales han sido testigos de su desmoronamiento. En medio de todo eso, florecen otros discursos. Otros discursos que son posibles en estas condiciones y no en otras.

El número cinco de Gente rara intenta dar cuenta de eso, de lo pornográfico y del sexo que consumimos, que practicamos pero, sobre todas las cosas, del sexo que vemos. Esta quizá sea por excelencia la época también del voyeurismo normalizado, por eso es bueno preguntarnos acerca de lo pornográfico y del erotismo, acerca de lo que nos excita, lo que genera en nosotrxs, de lo que consideramos bello, de los contextos del sexo y de lo que produce y reproduce ese discurso pornográfico, más allá de erecciones y espasmos. Y es bueno, finalmente, proponer contra-discursos y prácticas distintas. Eso se quiso hacer en este número: hablar sobre la representación del sexo entre iguales y proponer posibles disidencias prácticas ante esa representación hegemónica; no obstante, discúlpennos si aún así seguimos siendo demasiado políticamente correctos. Estamos trabajando en cómo superarlo y en cómo ampliar nuestros horizontes.


Participaron en este número: Fabián Giménez Gatto, Alejandra Díaz Zapeda, Felipe Bracelis, Jorge González, Carlos Vergara, David Crespo, Juan Carlos Arriaga Tirado, Mano Martínez, Nicolas de Urquiza, Vanessa Martins, Javier Rey. Coordinación y maquetación: Pablo Caraballo. Revisión: Javier Veliz.

[Hazte fan de Gente rara en Facebook aquí, e inscribete en el grupo y comparte comentarios, notas, noticias, enlaces, imagenes, etc.]

22 oct. 2012

Manifiesto por un arte revolucionario independiente


Texto de:
André Breton, Leon Trotzky y Diego Rivera

Puede afirmarse sin exageración, que nunca como hoy nuestra civilización ha estado amenazada por tantos peligros. Los vándalos, usando sus medios bárbaros, es decir, extremadamente precarios, destruyeron la antigua civilización en un sector de Europa. En la actualidad, toda la civilización mundial, en la unidad de su destino histórico, es la que se tambalea bajo la amenaza de fuerzas reaccionarias armadas con toda la técnica moderna. No aludimos tan sólo a la guerra que se avecina. Ya hoy, en tiempos de paz, la situación de la ciencia y el arte se ha vuelto intolerable.

En aquello que de individual conserva en su génesis, en las cualidades subjetivas que pone en acción para revelar un hecho que signifique un enriquecimiento objetivo, un descubrimiento filosófico, sociológico, científico o artístico, aparece como un fruto de un azar precioso, es decir, como una manifestación más o menos espontánea de la necesidad. No hay que pasar por alto semejante aporte, ya sea desde el punto de vista del conocimiento general (que tiende a que se amplíe la interpretación del mundo), o bien desde el punto de vista revolucionario (que exige para llegar a la transformación del mundo tener una idea exacta de las leyes que rigen su movimiento). En particular, no es posible desentenderse de las condiciones mentales en que este enriquecimiento se manifiesta, no es posible cesar la vigilancia para que el respeto de las leyes específicas que rigen la creación intelectual sea garantizado.

No obstante, el mundo actual nos ha obligado a constatar la violación cada vez más generalizada de estas leyes, violación a la que corresponde, necesariamente, un envilecimiento cada vez más notorio, no sólo de la obra de arte, sino también de la personalidad “artística”. El fascismo hitleriano, después de haber eliminado en Alemania a todos los artistas en quienes se expresaba en alguna medida el amor de la libertad, aunque esta fuese sólo una libertad formal, obligó a cuantos aún podían sostener la pluma o el pincel a convertirse en lacayos del régimen y a celebrarlo según órdenes y dentro de los límites exteriores del peor convencionalismo. Dejando de lado la publicidad, lo mismo ha ocurrido en la URSS durante el periodo de furiosa reacción que hoy llega a su apogeo.

Ni que decir tiene que no nos solidarizamos ni un instante, cualquiera que sea su éxito actual, con la consigna: “Ni fascismo ni comunismo” consigna que corresponde a la naturaleza del filisteo conservador y asustado que se aferra a los vestigios del pasado “democrático”. El verdadero arte, es decir aquel que no se satisface con las variaciones sobre modelos establecidos, sino que se esfuerza por expresar las necesidades íntimas del hombre y de la humanidad actuales, no puede dejar de ser revolucionario, es decir, no puede sino aspirar a una reconstrucción completa y radical de la sociedad, aunque sólo sea para liberar la creación intelectual de las cadenas que la atan y permitir a la humanidad entera elevarse a las alturas que sólo genios solitarios habían alcanzado en el pasado. Al mismo tiempo, reconocemos que únicamente una revolución social puede abrir el camino a una nueva cultura. Pues si rechazamos toda la solidaridad con la casta actualmente dirigente en la URSS es, precisamente, porque a nuestro juicio no representa el comunismo, sino su más pérfido y peligroso enemigo.

Bajo la influencia del régimen totalitario de la URSS, y a través de los organismos llamados organismos “culturales” que dominan en otros países, se ha difundido en el mundo entero un profundo crepúsculo hostil a la eclosión de cualquier especie de valor espiritual. Crepúsculo de fango y sangre en el que, disfrazados de artistas e intelectuales, participan hombres que hicieron del servilismo su móvil, del abandono de sus principios un juego perverso, del falso testimonio venal un hábito y de la apología del crimen un placer. El arte oficial de la época estalinista refleja, con crudeza sin ejemplo en la historia, sus esfuerzos irrisorios por disimular y enmascarar su verdadera función mercenaria.

La sorda reprobación que suscita en el mundo artístico esta negación desvergonzada de los principios a que el arte ha obedecido siempre y que incluso los Estados fundados en la esclavitud no se atrevieron a negar de modo tan absoluto, debe dar lugar a una condenación implacable. La oposición artística constituye hoy una de las fuerzas que pueden contribuir de manera útil al desprestigio y a la ruina de los regímenes bajo los cuales se hunde, al mismo tiempo que el derecho de la clase explotada a aspirar a un mundo mejor, todo sentimiento de grandeza e incluso de dignidad humana.

La revolución comunista no teme al arte. Sabe que al final de la investigación a que puede ser sometida la formación de la vocación artística en la sociedad capitalista que se derrumba, la determinación de tal vocación sólo puede aparecer como resultado de una connivencia entre el hombre y cierto número de formas sociales que le son adversas. Esta coyuntura, en el grado de conciencia que de ella pueda adquirir, hace del artista su aliado predispuesto. El mecanismo de sublimación que actúa en tal caso, y que el sicoanálisis ha puesto de manifiesto, tiene como objeto restablecer el equilibrio roto entre el “yo” coherente y sus elementos reprimidos. Este restablecimiento se efectúa en provecho del “ideal de sí”, que alza contra la realidad, insoportable, las potencias del mundo interior, del sí, comunes a todos los hombres y permanentemente en proceso de expansión en el devenir. La necesidad de expansión del espíritu no tiene más que seguir su curso natural para ser llevada a fundirse y fortalecer en esta necesidad primordial: la exigencia de emancipación del hombre.

En consecuencia, el arte no puede someterse sin decaer a ninguna directiva externa y llenar dócilmente los marcos que algunos creen poder imponerle con fines pragmáticos extremadamente cortos. Vale más confiar en el don de prefiguración que constituye el patrimonio de todo artista auténtico, que implica un comienzo de superación (virtual) de las más graves contradicciones de su época y orienta el pensamiento de sus contemporáneos hacia la urgencia de la instauración de un orden nuevo.

La idea que del escritor tenía el joven Marx exige en nuestros días ser reafirmada vigorosamente. Está claro que esta idea debe ser extendida, en el plano artístico y científico, a las diversas categorías de artistas e investigadores. “El escritor – decía Marx – debe naturalmente ganar dinero para poder vivir y escribir, pero en ningún caso debe vivir para ganar dinero... El escritor no considera en manera alguna sus trabajos como un medio. Son fines en sí; son tan escasamente medios en sí para él y para los demás, que en caso necesario sacrifica su propia existencia a la existencia de aquéllos... La primera condición de la libertad de la prensa estriba en que no es un oficio.” Nunca será más oportuno blandir esta declaración contra quienes pretenden someter la actividad intelectual a fines exteriores a ella misma y, despreciando todas las determinaciones históricas que le son propias, regir, en función de presuntas razones de Estado, los temas del arte. La libre elección de esos temas y la ausencia absoluta de restricción en lo que respecta a su campo de exploración, constituyen para el artista un bien que tiene derecho a reivindicar como inalienable. En materia de creación artística, importa esencialmente que la imaginación escape a toda coacción, que no permita con ningún pretexto que se le impongan sendas. A quienes nos inciten a consentir, ya sea para hoy, ya sea para mañana, que el arte se someta a una disciplina que consideramos incompatible radicalmente con sus medios, les oponemos una negativa sin apelación y nuestra voluntad deliberada de mantener la fórmula: toda libertad en el arte.

Reconocemos, naturalmente, al Estado revolucionario el derecho de defenderse de la reacción burguesa, incluso cuando se cubre con el manto de la ciencia o del arte. Pero entre esas medidas impuestas y transitorias de autodefensa revolucionaria y la pretensión de ejercer una dirección sobre la creación intelectual de la sociedad, media un abismo. Si para desarrollar las fuerzas productivas materiales, la revolución tiene que erigir un régimen socialista de plan centralizado, en lo que respecta a la creación intelectual debe desde el mismo comienzo establecer y garantizar un régimen anarquista de libertad individual. ¡Ninguna autoridad, ninguna coacción, ni el menor rastro de mando! Las diversas asociaciones de hombres de ciencia y los grupos colectivos de artistas se dedicarán a resolver tareas que nunca habrán sido tan grandiosas, pueden surgir y desplegar un trabajo fecundo fundado únicamente en una libre amistad creadora, sin la menor coacción exterior.

De cuanto se ha dicho, se deduce claramente que al defender la libertad de la creación, no pretendemos en manera alguna justificar la indiferencia política y que está lejos de nuestro ánimo querer resucitar un pretendido arte “puro” que ordinariamente está al servicio de los más impuros fines de la reacción. No; tenemos una idea muy elevada de la función del arte para rehusarle una influencia sobre el destino de la sociedad. Consideramos que la suprema tarea del arte en nuestra época es participar consciente y activamente en la preparación de la revolución. Sin embargo, el artista sólo puede servir a la lucha emancipadora cuando está penetrado de su contenido social e individual, cuando ha asimilado el sentido y el drama en sus nervios, cuando busca encarnar artísticamente su mundo interior.

En el periodo actual, caracterizado por la agonía del capitalismo, tanto democrático como fascista, el artista, aunque no tenga necesidad de dar a su disidencia social una forma manifiesta, se ve amenazado con la privación del derecho de vivirla y continuar su obra, a causa del acceso imposible de ésta a los medios de difusión. Es natural, entonces, que se vuelva hacia las organizaciones estalinistas, que le ofrecen la posibilidad de escapar a su aislamiento. Pero su renuncia a cuanto puede constituir su propio mensaje y las complacencias terriblemente degradantes que esas organizaciones exigen de él, a cambio de ciertas ventajas materiales, le prohíben permanecer en ellas, por poco que la desmoralización se manifieste impotente para destruir su carácter. Es necesario, a partir de este instante, que comprenda que su lugar está en otra parte, no entre quienes traicionan la causa de la revolución al mismo tiempo, necesaria-mente, que la causa del hombre, sino entre quienes demuestran su fidelidad inquebrantable a los principios de esa revolución, entre quienes, por ese hecho, siguen siendo los únicos capaces de ayudarla a consumarse y garantizar por ella la libre expresión de todas las formas del genio humano.

La finalidad de este manifiesto es hallar un terreno en el que reunirá los mantenedores revolucionarios del arte, para servir la revolución con los métodos del arte y defender la libertad del arte contra los usurpadores de la revolución. Estamos profundamente convencidos de que el encuentro en ese terreno es posible para los representantes de tendencias estéticas, filosóficas y políticas, aun un tanto divergentes. Los marxistas pueden marchar ahí de la mano con los anarquistas, a condición de que unos y otros rompan implacablemente con el espíritu policiaco reaccionario, esté representado por José Stalin o por su vasallo García Oliver(1).

Miles y miles de artistas y pensadores aislados, cuyas voces son ahogadas por el odioso tumulto de los falsificadores regimentados, están actualmente dispersos por el mundo. Numerosas revistas locales intentan agrupar en torno suyo a fuerzas jóvenes, que buscan nuevos caminos y no subsidios. Toda tendencia progresiva en arte es acusada por el fascismo de degeneración. Toda creación libre es declarada fascista por los estalinistas. El arte revolucionario independiente debe unirse para luchar contra las persecuciones reaccionarias y proclamar altamente su derecho a la existencia. Un agrupamiento de estas características es el fin de la Federación internacional del Arte Revolucionario independiente (FIARI), cuya creación juzgamos necesaria.

No tenemos intención alguna de imponer todas las ideas contenidas en este llamamiento, que consideramos un primer paso en el nuevo camino. A todos los representantes del arte, a todos sus amigos y defensores que no pueden dejar de comprender la necesidad del presente llamamiento, les pedimos que alcen la voz inmediatamente. Dirigimos el mismo llamamiento a todas las publicaciones independientes de izquierda que estén dispuestas a tomar parte en la creación de la Federación internacional y en el examen de las tareas y de los métodos de acción. Cuando se haya establecido el primer contacto internacional por la prensa y la correspondencia, procederemos a la organización de modestos congresos locales y nacionales. En la etapa siguiente deberá reunirse un congreso mundial que consagrará oficialmente la fundación de la Federación internacional.

He aquí lo que queremos:
La independencia del arte – por la revolución;
La revolución – por la liberación definitiva del arte.


André Breton, Diego Rivera (2)
México, 25 de julio de 1938




----------------
(1) García Oliver, anarquista español, perteneció al grupo de acción española, contribuyó a organizar las milicias obreras catalanas y de Durruti y militó en la CNT y en la FAI. Durante la guerra civil adoptó la política del Frente Popular, aceptando el Ministerio de Justicia en el gabinete de Largo Caballero.
(2) Aunque publicado con estas dos firmas, el manifiesto fue redactado de hecho por León Trotski y André Breton. Por razones tácticas, Trotski pidió que la firma de Diego Rivera sustituyese a la suya.

9 sept. 2012

Contranaturalia_ n°2

Contranaturalia es una revista sobre diversidad sexual humana y género de obligada lectura para aquellxs que se interesen por conocer más sobre estos temas que en nuestro país pocas veces son objeto de discusión y reflexión. Es editada por la gente de Contranatura, organización con sede en la Universidad Central de Venezuela dedicada al estudio, la discusión y la acción vinculados con la diversidad sexual y género, y hace unos días presentaron su segundo número, con la participación de excelentes teórixs como Marianela Tovar, Javier Véliz y Rodrigo Navarrete, entre otrxs. Genial todo el trabajo y el esfuerzo que hace este grupo por mantener viva la reflexión crítica en este campo, además de una manera propositiva. [Puedes leer el número anterior acá.]


contranatura_
Twitter / Facebook

27 ago. 2012

GR04

Aquí está el cuarto número de Gente rara. El tema central trata sobre la representación que de la disidencia sexual impera en nuestra sociedad: desde la televisión y el cine hasta la política, y de cómo nosotrxs mismxs nos representamos y nos auto-representamos en medio de todos esos discursos. A diferencia de los anteriores, en este número quizá el tema central se refleja, de un modo más evidente, en cada artículo y en cada participación de lxs artistas que nos colaboraron, pero desde visiones muy distintas y con enfoques a veces diametralmente separados, lo cual logra enriquecer más la edición. Como siempre, muchas cosas se quedaron por fuera porque son demasiadas las cosas que nos gustaría incluir, pero no a todas tenemos acceso, ni todas caben en una sola revista.

Gracias a las personas que apoyan la realización de este pequeño proyecto, a todxs lxs que colaboraron con este número en particular, a quienes se han mostrado interesadxs en ayudar, a quienes nos leen y nos dan "Me gusta" (porque así sabemos al menos que están ahí).



Participaron en este número: Juan Pizzani, Pablo Caraballo, Zulima Palma, Nelson Ruiz, Jennifer Azu, Verónica Jordan, Edgar Baptista, José Vicente Henríquez, Daniel Arzola, Carlos Aguirre Weffer, Juli Estrada, Sebastián Gherrë, José Perozo, Nicolas de Urquiza, Carlos Luis Sánchez Becerra, Ruben Lartigue, Felipe Bracelis, Vanessa Martins, Carlos Alberto Romero Barrios, Eliseo Solís Mora. Coordinación y maquetación: Pablo Caraballo.

Puedes hacerte fan de Gente rara en Facebook aquí. Y puedes inscribirte en el grupo de Facebook y participar compartiendo comentarios, notas, noticias o enlaces.

19 ago. 2012

La petite mort [ CUMFACE by -Stuart Sandford- ]

La petite mort en francés, también conocida como la pequeña muerte, hace referencia al período refractorio que ocurre después del orgasmo sexual. Este término ha sido interpretado generalmente para describir a la pérdida del estado de conciencia o desvanecimiento post-orgásmico que sufren las personas en algunas experiencias sexuales. De manera más amplia se puede referir al gasto espiritual que ocurre luego del orgasmo, o a un corto período de melancolía o trascendencia, como resultado del gasto de la "fuerza de vida". [Fuente: Wikipedia]

28 jun. 2012

"viva la PAG"

Conocí a la PAG a través de un vídeo que posiblemente sea uno de mis vídeos favoritos en la vida: The lady is dead. Más allá de sus vídeos, lo único que sabemos de la PAG es lo que ellos mismos nos dicen en la descripción de su grupo en Facebook: "PAG is a weekly night.. But will not fit the average club kids..best way to describe us..hmm.. nice jewish boys with a vengeance, glamour trash boys and girls with booze. All kinds of music (as long as it will shake are booties), freaky shows and world-wide known dj's... Lotta lotta fun. Tel Aviv never looked sooo vicious!! viva la PAG (: come and see to believe"





Lotta lotta fun.

30 abr. 2012

GR03


Terminar este tercer número de Gente rara fue quizá un poco más difícil que terminar el anterior; sin embargo, la satisfacción, no tanto de verlo en línea, sino de saber que hay gente que la lee y que le interesa lo que se está haciendo, es suficiente como para seguir haciéndolo. No queda más que agradecer a quienes colaboran y apoyan, en especial a todxs aquellxs que, ante la posibilidad de renunciar, insistieron en que no se dejara atrás el proyecto y que se siguiera trabajando para que, mejor tarde que nunca, el tercer número saliera a la luz. Lo importante es que Gente rara no se convierta en una publicación estática o un consumible en línea; la idea es que desde acá se comiencen a crear vías de difusión para airear lo que se está haciendo en Venezuela y afuera, y para comenzar a asumir el compromiso de hacer cosas más ambiciosas, más impactantes, y más transgresoras.

Gracias a todxs lxs que participaron y en especial a Augusto Alvarado que, ha último momento, accedió a realizar la playlist que se encuentra mas abajo especialmente para musicalizar este tercer número de Gente rara.


Participaron en este número: Felipe Rivas San Martín de CUDS (Chile), Daniela Maestres, Gisela Kozak Rovero, Javier Sáez, Juan Pizzani, María Antonia Rodríguez, Erika Ordosgoitti, Cain Q, Beto Gutiérrez, Martin Castillo Morales, Arianna García, Carlos Rodríguez-Rocha, Guillermo Riveros, Felipe Bracelis, Nicolas de Urquiza. Gracias también a: Eduardo Correa de ASGDRe, Luis Guillermo Franquiz, Juan Gallo. Coordinación y maquetación: Pablo Caraballo. Playlist: Augusto Alvarado.

Puedes hacerte fan de Gente rara en Facebook aquí. Y puedes inscribirte en el grupo de Facebook y participar compartiendo comentarios, notas, noticias o enlaces.

26 abr. 2012

Erika Ordosgoitti


Metro Zanahoria. Videoarte realizado por Érika Ordosgoitti y Alfirio Mendoza en el Metro de la ciudad de Caracas; muestra del obra de esta artista venezolana, entre lo pornografico y lo subversivo. Puedes conocer más de su trabajo en el blog. Erika colaboró con el tercer número de Gente rara, en línea a partir del martes 1ero. de mayo.

4 abr. 2012

CONVOCATORIA: Comunicación, Género y Pospornografía



INSTITUTO DE INVESTIGACIONES DE LA COMUNICACIÓN
FACULTAD DE HUMANIDADES Y EDUCACIÓN
UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA
ININCO.UCV.


"COMUNICACIÓN, GÉNERO Y POSPORNOGRAFÍA"
Caracas, Miércoles 11 de Julio de 2012.
Sala de Usos Múltiples, piso 3, Centro Comercial Los Chaguaramos.
5:00 pm – 7.30 pm.


PRIMERA CIRCULAR:

El Instituto de Investigaciones de la Comunicación (ININCO) de la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV, tiene el gusto de invitar al Coloquio intitulado “Comunicación, Género y Pospornografía” que se celebrará en Caracas, el día miércoles 11 de Julio de 2012 en la Sala de Usos Múltiples, piso 3, del Centro Comercial Los Chaguaramos.

Este Coloquio parte de una perspectiva multidisciplinaria y transdisciplinaria, y tiene como norte la edición de un libro que será el producto de un arbitraje científico doble ciego de todas las comunicaciones aceptadas.

La temática del evento se inscribe en el programa de investigación-acción Globalización, ciudadanía e identidades sexuales (ININCO, UCV), que el prof. Carlos Colina dirige en el ININCO, entre otras líneas de investigación, y que ha generado en los últimos tres años, tres libros publicados: SABANAGAY, BABILONIAS y ARCOIRIS MEDIÁTICO.

COMUNICACIÓN, GÉNERO Y POSPORNOGRAFÍA:

Paradójicamente, a pesar de haber transcurrido un siglo desde los descubrimientos psicoanalíticos y freudianos, en muchos casos, la sexualidad en general y las imágenes sexuales en particular, constituyen un tabú para muchas personas. No obstante, estas actitudes (verbales) no parecen corresponderse con la vida cotidiana de mucha gente. De hecho, los sites de Internet atraen facturaciones muy altas en la red de redes. Los nativos digitales, queramos o no, están en contacto con imágenes sexuales a través de las TIC, desde el visionado ocasional hasta el Sex-Texting. Para algunos autores, la pornografía no es género marginal sino que, por el contrario, coadyuva a la conformación de la sexualidad y la identidad de muchos individuos. Asunto aparte es la siempre deleznable pornografía infantil, y que está lógicamente tipificada como un delito grave.

Ahora bien; ¿resulta vigente la distinción entre pornografía y erotismo? En los medios de difusión masiva tradicionales, las leyes, reglamentos y decretos establecen los criterios de censura etaria. No obstante, ¿por qué se equipara el sexo y la violencia? ¿La representación audiovisual de ambos tipos de comportamiento merece el mismo tratamiento legal? ¿Qué establece la Ley RESORTE al respecto?

Algunas feministas queer pasaron de la actitud pro-censura a la reivindicación de la pospornografía, es decir, al uso de las imágenes sexuales directas y “explícitas” para la reflexión, la expresión estética (body-art), la participación política y la autorrepresentación colectiva. La visibilidad de los cuerpos y las prácticas sexuales pasan a manos de los mismos sujetos que anteriormente eran únicamente objetos de una mirada ajena. Se trata de la “contrasexualidad” o de un discurso alternativo de la sexualidad. En el caso venezolano, encontramos actualmente la propuesta de Érika Ordosgoitti en el Centro de Arte Los Galpones.

En la pospornografía no se usan los cánones de la pornografía tradicional, que se desecha, no ya por amoral, sino por ser profundamente moral y prescriptiva, en lo que respecta a normalización de ciertas formas de hacer sexo y de mostrar los cuerpos. Además, se crítica su mirada androcéntrica y las relaciones de género que proponen. La imagen (sexual) para pensar rompe con el esquema simplista que identifica la reflexión con el formato gutenbergiano. Se pasa entonces a la reflexión en torno a la biopolítica del cuerpo, que había sido desdeñado conjuntamente con el plausible abandono del esencialismo identitario. En este caso, el cuerpo reaparece pero desnaturalizado y convertido en un cyborg o tecno-cuerpo.

Aunque sea un pleonasmo, desde la academia convocamos una reflexión académica, científica y transdisciplinar de un tema que ha sido secuestrado por las actitudes y los dogmas religiosos.

PROGRAMA:

1.- Pornografía, pospornografía, censura y ética.
2.- La perspectiva del activismo feminista.
Pornografía y pospornografía.
3.- La perspectiva sociológica.
4.- La visión psiquiátrica.
Psicoananálisis
Conductismo
5.- Religiones y sexualidad.
6.- La legislación internacional comparada.
7.- Educación, equidad de género, sexología y pospornografìa.

INSTRUCCIONES PARA LOS ABSTRACTS:

Los resúmenes deberán ser presentados en Microsoftword (formato Word 2007), en letra Arial, tamaño 12, interlineado sencillo. Deberán incluir el título del trabajo, una introducción que ubique el problema o tema, el objetivo central del trabajo, la metodología utilizada, los resultados o avances obtenidos y las conclusiones, si el proyecto ha sido consumado. No deberán exceder el límite de de 300 palabras. Adicionalmente, se deben incorporar los datos personales e institucionales especificados en la planilla de inscripción y una sinopsis curricular.

INSCRIPCIONES DE LOS PONENTES

La fecha límite para la recepción de las planillas de inscripción, con sus respectivos abstracts o resúmenes es el 30 de Abril de 2012. La aceptación de los trabajos será decidida a más tardar el 15 de Mayo de 2012.

Los candidatos a participar en el evento deberán enviar al Comité Organizador del Coloquio los siguientes recaudos:
  • Planilla de Inscripción con el respectivo resumen del trabajo a presentar (anexa al final de esta circular)
  • Sinopsis curricular que no exceda cinco (5) líneas.
  • Procedimiento: por favor, remitir los recaudos, vía WEB, a la siguiente dirección electrónica: carecol@gmail.com
PRESENTACIÓN DE LAS PONENCIAS y LIBRO ARBITRADO.

La ponencia deberá escribirse igualmente en Microsoftword (formato Word 2007), en letra Arial, tamaño 12, interlineado sencillo, siguiendo las normas bibliográficas de la APA y su extensión aproximada deberá oscilar entre diez (10) y quince (15) páginas, con las referencias incluidas. El texto completo del trabajo deberá ser entregado en una versión impresa en papel y como archivo digital adjunto, por e-mail, antes del 11 de Julio 2012.

Como indicábamos supra los ensayos deben recoger el producto de estudios, investigaciones y reflexiones conceptuales en la materia. La selección de los trabajos para la publicación será realizada por un Comité Científico de Arbitraje ad hoc, en un procedimiento doble ciego. Es indispensable que se enmarquen en la temática establecida.

Cada participante sólo podrá presentar una ponencia. El tiempo previsto para la lectura de una versión resumida de las ponencias es de 10 minutos con otros 5 minutos para su discusión. Por razones organizacionales habrá control del horario.

Aquellas comunicaciones que por razones temporales no puedan ser presentadas en el evento, serán sometidas la evaluación del arbitraje para su virtual publicación.

Dirección para mayor información y entrega de la versión impresa: ININCO. Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la UCV. Facultad de Humanidades y Educación de la UCV. Centro Comercial Los Chaguaramos, piso 3. Av. Neverí, Los Chaguaramos, Caracas 1041-A. Tlf. 6930077. Tlf. móvil celular. 04143171504

ENTRADA LIBRE PARA EL PÚBLICO EN GENERAL
(Imagen de Von Brandis)