9 nov. 2013

GR07

El cruising en baños públicos de centros comerciales o en lugares abiertos (como El Ávila, en Caracas) ha sido desplazado, en buena medida, en años recientes, por el chanceo en línea. Las marchas y las protestas públicas se han fortalecido con (y, a veces, han dado paso a) nuevas formas de activismo social a través de Internet. Páginas dedicadas a cuadrar encuentros sexuales entre hombres son visitadas por millones de personas diariamente, al tiempo que la pornografía tradicional ha sufrido los embates de la crítica feminista, escenificada a través de las nuevas herramientas multimedia. La construcción de identidades disidentes cada vez más se hace cuerpo a través de perfiles en línea que redimensionan y complejizan los habituales encuentros cara a cara. La "red de redes" ha permitido la creación de comunidades (virtuales y no virtuales) impulsadas por la solidaridad mutua de quienes se sienten pertenecer a ellas. Es la era de la información (más que del conocimiento) y la información, si no ayuda a hacernos libre, quizá permita hacernos más fuertes. En nuestro séptimo número, queremos entender estos tiempos de red, reflexionar acerca de la disidencia en, y a través de, la red que, a veces, nos impulsa y, otras veces, nos encierra. _Disidencia en red


Colaboraron en este número: Gianfranco Briceño, Fernando de Araujo, María Mercedes Acosta (Setiido), Javier Sáez, José Perozo, José Joaquin Figueroa, Nino Zancocchia, Diego de los Reyes, Felipe Rivas San Martín, Jorge González Durand, Mano Martínez, Josecarlo Henriquez, Facundo R. Soto, Sigifredo Leal Guerrero, Jordi Chicleton. Coordinación y maquetación: Pablo Caraballo. Revisión: Javier Veliz.

Ver en Issuu

No hay comentarios:

Publicar un comentario