2 feb. 2014

Vírgenes juradas

Seguramente habrán escuchado sobre las vírgenes juradas de Albania, luego de que Rachel Morrison y Jill Peters dieran a conocer las historias balcánicas de estos hombres asumidos. Según cuentan, las llamadas "vírgenes juradas" son mujeres que deciden arrogarse para sí el rol asignado por su pueblo a los hombres. Para ello realizan un juramento ritual donde renuncian a su feminidad: a partir de ese momento todos los roles de la mujer le serán negados pero, a cambio, podrá acceder a los privilegios, prebendas y deberes de los hombres. Se visten como ellas y llevan sus armas, asumen la mantención de la familia y su resguardo. Según wikipedia, en Albania viven todavía unas 40 vírgenes juramentadas.

Las existencia de las vírgenes juradas no significan hoy (ni significaron antes) una estructura patriarcal más flexible; por el contrario, la inflexibilidad de la misma, hacía necesario que la mujer dejara de serlo para poder acceder a ciertas prerrogativas que, en todo caso, no les eran cedidas en igualdad de términos que a los hombres "de verdad" sino con reservas. La decisión de asumir la responsabilidad, si bien era de la mujer que se juramentaba, no respondía a una concesión social de su pueblo (de los hombres en quienes reposaba el poder institucionalizado) sino más bien a una necesidad atribuible a las circunstancias de la familia y de la comunidad donde se encontraban inmersas. Por lo tanto, tal como en otros pueblos no occidentales (los Nandi, por ejemplo), aquello no tenía (necesariamente) nada que ver con la orientación sexual (el deseo) de estas mujeres, aunque abría importantes resquicios donde la "biología" de los cuerpos mostraba su natural debilidad.